Es tarde para mí, lo sé.
Cuando escuches esta grabación, seguramente yo... ya habré desaparecido. 
Es sólo cuestión de tiempo que la criatura me encuentre, entonces no habrá vuelta atrás.
Inmóvil, inerte, oculto en esta especie de sarcófago funerario al que he sido desterrado, espero mi final. Tengo frío, el miedo me paraliza y estoy a punto de perder la poca cordura que me queda. Debo ser fuerte y afrontar mi destino, la bestia pronto aparecerá para rematar su obra. De repente, unos pasos acechan tras mi puerta... ¡Oh, Dios mío, me ha descubierto! se acerca, se acerca...LEER MÁS